Todos hemos tenido en algún momento de nuestra vida una víctima en nuestro interior que tiende a salir en el momento que menos te lo esperas.

Hoy os voy a hablar de ella y como evitar caer en esa faceta tan característica de nuestra mente.

¿Qué es una víctima y como se comporta?

La víctima es una personalidad de nuestra mente que juega un papel muy cómodo en el juego de la vida.

Esta personalidad nos invita a no luchar por lo que queremos; a quedarnos cómodos en nuestro asiento mientras otras personas de nuestro entorno nos arreglan la vida; a hacer chantajes emocionales para salir ganando, etc.

Piénsalo por un momento. La cantidad de veces que nos hemos podido quejar de una situación, de patalear y contarle a todo el mundo lo insatisfecho que podías estar con tu trabajo, con tu pareja, con tus padres, con tus hijos. Y la lista sigue.

Ayúdeme, Doctor, creo que soy una víctima

Llegado a este punto a lo mejor has sido consciente de que actúas de esta forma. No hay problema, el primer paso es reconocer y aceptar que te has comportado así en algún momento de tu vida.

Todos hemos pasado por ahí y seguimos pasando por ese estado. Es una característica que a nuestra mente le encanta; pero el ser consciente de como te estás comportando sirve para desarmarla y volver a la auténtica realidad.

La segunda parte sería tomar la responsabilidad de cada hecho que ocurre en tu vida. Responsable de ti, de tus asuntos, de tu vida en general.

Si tienes que tomar una decisión importante, eligela tu mismo y acepta si te equivocas o si aciertas.

Da igual el resultado, porque estarás eligiendo por tu cuenta, sin factores externos ni directrices de nadie. Viviendo en total libertad.

¿No sería maravilloso vivir de esa manera?

Bruno