Mi nombre es Candela.

Hoy es un buen día, me dije por aquel entonces y así comenzó mi gran experiencia.

Tímida, escondida de mí misma, siempre detrás, asustada del que dirán y sobre todo un pensamiento que siempre rondaba por mi cabeza ¿quién soy? o mejor dicho ¿qué soy?.
“SER” hermosa palabra, pero siempre la vi como un verbo muy distinto a lo que hoy significa y entiendo por ella.

¡¡¡Dios mio, por favor, que no me pregunte nadie qué soy o en qué trabajo!!! Eso me hacia sentir pequeña e insignificante.
Cuando era una adolescente tenía muchas ilusiones o sueños, no sabría identificar que pasó pero todo quedó en eso, en sueños, que al final pasaron a manos de otros porque los abandoné…

Uno de ellos era estudiar, tener una carrera y ser algo en la vida de ahí ese sentimiento de: no soy nada.
No acabé nada de lo que empecé y fueron varias carreras universitarias, nada me hacia ilusión y así empezó mi abandono.

Cuidé de mi familia pero no de mí y eso me hizo convertirme en una persona triste y apagada.

Pero un día descubrí en mi vida a Sonia García Quirós.
Decidí asistir a una de sus conferencias y la luz se hizo en mí, quise hacer sus entrenamientos y he hecho los 4 niveles, qué experiencia, qué belleza y sobre todo lo que ha quedado grabado en mi alma.

Y sabéis que: ahora esa palabra “SER” es lo que soy, un ser lleno de amor, de luz y cuando alguien me pregunta qué eres o qué trabajo tengo, pues contesto sin miedo: soy lo que ves y mi trabajo es lo que hago.

Salí de ahí y hoy en este camino que elegí he transformado mi entorno y me vuelvo a llenar de sueños e ilusiones.

Gracias Sonia.