Hola, soy Azucena de Mérida, Yucatán (México).
Hace dos años y medio mientras me encontraba en una etapa de cambios en varios aspectos de mi vida, algunos por elección, otros creados por la circunstancias externas, justo ahí encontré este entrenamiento y no imaginé en su momento lo mucho que este complementaría mi vida al elegir vivirlo sin ninguna expectativa.
Sólo buscaba hacer algo distinto a lo que ya venía haciendo con mi vida y lo que leí en el contenido o temario del cartel, era exactamente eso, todo lo distinto a lo que yo estaba viviendo y conocía.
En este entrenamiento comprendí el sentido de todos esos cambios vividos en mi presente y con ello también llegaron muchas repuestas que encontré en mi misma, que antes simplemente no veía o no sabía como interpretar.
Obtuve herramientas valiosas que me han sido útiles hasta el día de hoy y aún después de este tiempo transcurrido sigo haciendo uso de ellas.
Además de aprender más de mi misma desde ese sitio que muchos llaman “mi interior“, desde donde logré encontrar y sentir a través de la experiencia el poder curativo del perdón, el amor auténtico con toda su inmensidad y belleza, la paz interior sublime y por fin sentí viviendo en mi propia vida la tan anhelada plenitud existencial.
Nada externo cambió durante los días de entrenamiento y trabajo interior, pero elegí cambiar yo y con ello en verdad todo lo exterior sin excepción, tomo otra forma y sentido.
Hoy con certeza puedo decir que comprendo el significado de muchas cosas de la vida, de lo que podemos ver y de lo que aparentemente no.
Que he evolucionado al comprender que no solo somos un título, una etiqueta o una pequeña parte de un grupo social.
El mejor maestro eres tú mismo y siempre será así, además de que la naturaleza en cualquiera de sus formas es uno de los mayores milagros externos que nos permiten seguir evolucionado a través del aprendizaje compartido y lo más hermoso es que hoy comprendo y aprendo de mi propia vida, todos los días desde que decidí ¡salir de ahí!
Gracias.